▷ Cómo elegir una careta de soldar electrónica | DACAR
GASTOS DE ENVÍO GRATIS PARA COMPRAS SUPERIORES A 280€
Cómo elegir una careta de soldar electrónica

Tabla de contenidos

Trabajar sin protección para nuestros ojos y rostro, puede provocar grandes riesgos para nuestra salud, sobre todo la pérdida de visión y lesiones oculares graves. Por ello, es imprescindible contar con una buena careta de soldar que garantice la máxima protección y pueda evitar que los rayos nocivos producidos durante el proceso de soldadura, lleguen a afectar a los ojos o producir quemaduras en nuestro rostro.

La mejor careta de soldar electrónica es aquella que mejor se adapte al tipo de trabajo que vamos a realizar valorando factores como el peso, la calidad y prestaciones del filtro automático, el nivel de protección y cobertura facial que ofrece la pantalla y por supuesto la relación calidad-precio y la disponibilidad de los recambios y consumibles.

En relación al peso y la cobertura facial, en Dacar somos fabricantes de caretas muy ligeras (desde 330gr) que ofrecen una gran cobertura facial en todos los sentidos, llegando a cubrir hasta las orejas para evitar la entrada proyecciones.

Sobre la calidad de los oculares automáticos, los oculares de las caretas de gama media están certificados como 1/1/1/2 e incorporan tecnología “True Color” para poder distinguir los colores y las texturas durante el proceso de soldadura.

Estos filtros tienen campos de visión desde 100×41 a 100×53 y cuentan con 2 o 4 sensores de arco independientes dependiendo del modelo.

Los filtros de gama alta están certificados con 1/1/1/1 y van todos equipados con 4 sensores de arco independientes, tecnología “True Color” y campos de visión desde 100×60 a 100×90. Además, todos tienen acceso a la batería del filtro para poder cambiarla cuando llegue al final de su vida útil.

¿Para qué sirve la careta de soldar automática?

El filtro automático de la careta de soldadura permite al usuario poder ver a través cuando no se está soldando para ver donde tiene que colocar la antorcha, electrodo, etc.. y comenzar a trabajar sin tener que quitarse la careta, ya que el filtro se oscurece automáticamente en cuanto detecta el arco de soldadura.

Con las caretas de cristal inactínico oscuro, el soldador está obligado a mirar por fuera de la careta donde tiene que poner la antorcha. Es habitual comenzar a soldar sin la careta delante de los ojos para confirmar que el punto es el adecuado y luego rápidamente colocarse la careta y continuar con el proceso. Es aquí donde se corre el riesgo de que los rayos nocivos de la soldadura afecten al ojo al no haber filtro entre el arco y la retina, pudiendo ocasionar lesiones muy graves tanto corto como a largo plazo.

Hay que comprar la pantalla que mejor se ajuste a nuestras necesidades y nuestra situación económica.

En Dacar os damos un buen asesoramiento para recomendaros la careta que mejor se ajuste a vuestras necesidades. (regulación interior o exterior, acoplada a casco de obra, con ventana abatible, especial para TIG o soldaduras a bajo amperaje…)

Sirva de ejemplo una situación real que nos encontramos con frecuencia:

Un particular que acude un suministro industrial o ferretería y pregunta por una careta de soldar para hacer unos arreglos en casa.

Un mal asesoramiento sería recomendar a esa persona la careta más barata.

Un buen asesoramiento sería recomendar a esa persona una careta con “modo esmerilado o GRIND” y con acceso a la batería. El GRIND reduce las funciones de los sensores y alarga la vida útil de la batería. Si además puede acceder a ella cuando esta se agote, el cliente tendrá careta para mucho tiempo y estará satisfecho con la compra, con el establecimiento y con la marca.

Os explico por qué. Este tipo de usuarios, utiliza la careta durante un periodo corto de tiempo y luego guarda la careta en un armario o en la caja original. El problema está en que los sensores de arco están continuamente buscando luz, esa es su función. Y para ello usan la energía de la batería del filtro. Como siempre están a oscuras dentro de la caja y/o del armario, van desgastando la pila hasta que se agota y la careta deja de funcionar.

Si la careta no tiene acceso a la batería, habría que desechar el filtro y poner uno nuevo provocando el enfado del cliente porque solo la ha usado una vez en meses y ahora ya no le funciona. Seguramente este cliente ya no vuelva al establecimiento al sentirse engañado y sobre todo mal asesorado.

Todas las caretas fabricadas por Dacar son para uso profesional, pero lógicamente no todas valen para todo.

Por este motivo nos preocupamos por conocer con detalle las necesidades de los clientes para asesorarles correctamente y ofrecerles el modelo que mejor les encaje.

Qué tipo de soldadura realiza (punteo, tig, etc…), si necesita casco de obra, ventana abatible para rebarbado, etc…

Las mejores caretas que además son aptas para cualquier proceso de soldadura son:

  • La careta de soldar DC-4. Con campo de visión 98×87, certificación 1/1/1/1, “True Color”, tono variable DIN 4-13, función GRIND, regulación interior, batería reemplazable y arnés con DRM para aumentar la superficie de apoyo en la cabeza y mejorar el confort del soldador mientras trabaja.
  • La careta de soldadura DC-2 SL513G. Con campo de visión de 100×62, certificación 1/1/1/1, “True Color”, tono variable desde DIN4 hasta DIN14 (el resto de las del mercado se quedan en DIN13), batería reemplazable y botón GRIND en la parte exterior. El DIN14 se recomienda para soldaduras con amperajes muy altos y para soldadores con ojos claros que tienen más sensibilidad a la luz.
  • Nuestra careta para soldar DC-1 SL513G está especialmente recomendada para soldadura TIG por su reducido peso y gran rendimiento.

Existe una gama de caretas más económica también utilizada por soldadores profesionales. Nos esforzamos mucho para que nuestros productos siempre sean de buena calidad, aunque no todos tengan las mismas prestaciones. Nuestro objetivo es que el soldador pueda desarrollar su trabajo con seguridad y comodidad eligiendo la careta que mejor se ajuste a sus necesidades.

En esta gama económica, conocida comercialmente como “El Paso”, nos encontramos con filtros de regulación variable DIN9-13, con 2 sensores, True Color y regulación interior o exterior.

Siguiendo con el ejemplo anterior, quiero mencionar la careta DC-1 o DC2 con filtro ELPV913EP que, aun perteneciendo a la gama económica o media, si tiene acceso a la batería para poder reemplazarla.

Eso la convierte en una excelente opción para aquellos que no buscan una careta con importe elevado, pero que les pueda durar mucho tiempo. Ya sea porque la usan todos los días o solo de vez en cuando.

Además de proteger la cara y los ojos de los soldadores, debemos proteger también sus vías respiratorias.

Según un reciente estudio del HSE inglés, el organismo más avanzado de Europa en materia de salud y protección laboral, la protección que debe llevar el soldador para proteger sus vías respiratorias debe ser, como mínimo un FFP3.

Existen mascarillas FFP3 desechables y también medias máscaras con filtros P3 intercambiables. Aunque el nivel de filtración de ambas soluciones es el mismo, no debemos olvidar que el sellado facial y por tanto la eficacia en la protección de las vías respiratorias en superior en las medias máscaras.

El aire circula por donde menos resistencia encuentra y cuanto, pero sellado facial tengamos, más aire sin filtrar respiraremos. Ninguna de estas soluciones mencionadas anteriormente es del todo eficazLa mejor manera que existe a día de hoy de proteger al soldador es un con un equipo motorizado de Dacar.

Analicemos el conjunto por partes:

  • Motoventilador: El motoventilador va sujeto en la cintura del trabajador y funciona con batería recargable. Este aparato incorpora filtros que filtran partículas o partículas + gases. El aire pasa por los filtros, se limpia y llega a la careta a través de un tubo. El motor expulsa más aire del necesario para respirar con el objetivo de crear sobrepresión o presión positiva en la careta del trabajador.
  • La careta: La careta incorpora una junta facial ignifuga que busca crear una cámara de aire y conseguir expulsar el excedente de aire que general el motor hacia afuera. De esta forma el trabajador solo respira aire filtrado, y el aire sobrante sale hacia afuera creando un escudo de aire que impide que ninguna partícula penetre en la careta ni en las vías respiratorias del trabajador.

Además de tener una gran variedad de combinaciones, para adaptarse a todos los trabajos, los equipos motorizados Dacar están certificados como TH2 o TH3 según la EN12941. Un equipo certificado como TH3 ofrece un nivel de protección 10 veces superior al de una mascarilla FFP3 o media máscara con filtros P3.

No debemos olvidar el componente extra de confort que ofrecen los conjuntos motorizados. Además de proteger de la forma más eficaz posible al soldador, el caudal de aire emitido por el motor alivia en gran medida las altas temperaturas en las que suele trabajar un soldador, sobre todo en verano.

Más
noticias

Carrito de compra
Ir arriba